Prepárate para un parto natural

Yudelsi De Raben Frias | 9 marzo, 2017 | Compartir:

La maternidad es una de las etapas más bellas para la mujer, pero genera mucha ansiedad ya que lo que vendrá es desconocido,  sobre todo cuando la madre es primeriza. Tranquila, no tiene que ser tan dolorosa ni traumática. Te proponemos una solución.

Si estás embarazada o planeas estarlo incluye la psicoprofilaxis para facilitar tus días de gestación.

La psicoprofilaxis en el mundo materno son un conjunto de actividades, métodos y técnicas que te brindan preparación durante todo el proceso de embarazo, parto y postparto, con la participación del padre y la familia.

Son clases prenatales que constan de información esencial sobre el embarazo y el parto: ejercicios, masajes, respiración, posturas, lactancia materna y cuidado del recién nacido. Según los criterios del Hospital Materno Dr. Reynaldo Almanzar (HMRA), expertos en este programa, la psicoprofilaxis tiene como objetivo lograr un parto sin temor, disminuir el dolor, evitar las cesáreas, promover una pronta recuperación y por ende, una incorporación más rápida a las actividades diarias.

 

Los dolores del parto pueden estar influenciados por diversos factores, entre ellos el estrés, los nervios y las creencias… Según la teoría científica del doctor Granthy Dick Read, autor de ‘Parto sin temor’,  “el temor es el principal agente productor del dolor en un parto normal”.

La psicoprofilaxis incluye terapias y charlas impartidas por un psicólogo que te orientarán para que tengas todo el conocimiento necesario y no te dejes vencer por el miedo. Este método se recomienda iniciarlo a partir de las 20 semanas de embarazo.

Los partos pueden ser asistidos por los padres o familiar de confianza que haya tomado clases prenatales o por dulas (enfermeras capacitadas). Según la doctora Gricely Pozo, sub directora del HMRA, las dulas son mujeres que acompañan a las futuras madres en su labor de parto, lo que contribuye a que estas sufran menos en un ambiente más humanizado y tranquilo.

 

Son muchos los beneficios de esta práctica, entre ellos se destacan:

  • Un parto más sencillo y rápido.
  • Un mayor conocimiento sobre cómo debes respirar y relajarte.
  • Tu pareja se involucra en el proceso de embarazo y se refuerza su unión.
  • Aumenta la flexibilidad y elasticidad de los tejidos y articulaciones que intervienen en el parto.
  • Fortalece los grupos musculares y los prepara para el esfuerzo del parto.

Lo natural no tiene efectos secundarios, consulta a tu médico y empieza a prepararte para la llegada de tu bebé.

Síguenos en @Revestidamag.

comentarios