Peligro con la cinturita de avispa

Lisbeth Montás | 1 julio, 2015 | Compartir:

Waist Trainers

Ya se ha convertido en costumbre ver a varias chicas entrenar en el gimnasio con una faja para moldear la figura que promete hacerlas “rebajar más rápido o crear una cintura que no hay”. Estas se llaman ‘waist cinchers’ o también conocidas como ‘waist trainers’, y celebridades como Kim Kardashian y sus hermanas Klóe y Kourtney, han sido vistas en sus redes sociales usándolas.

kim-kardashian-waist-training Fuente:Kim Instagram Debido a la creciente demanda que han tenido estas fajas consideradas por quienes la usan como “cirujanas sin bisturí”, Elle Magazine realizó un reportaje donde con la ayuda de expertos muestra que estos corsés no son nada beneficiosos para la salud.

Klóe Kardahian  Fuente InstagramYa sea para realizar rutinas de ejercicios o llevarlas debajo de la ropa, las ‘waist cinchers‘ prometen, según sus creadores, fortalecer con su uso prolongado el core (músculos del tronco) y reducir centímetros haciendo la cintura más pequeña. A esto se le suma el efecto “push up” en los senos. Hace justamente lo que hacía el corsé. 

Y aunque Elle nos recuerda que los corsés dejaron de usarse para darle tranquilidad, relajación y sobre todo liberación al cuerpo de las mujeres, hoy en día algunas quieren seguir sometiendo sus cuerpos a tal compresión. Evidentemente los materiales, el peso y la flexibilidad están actualizados, pero siguen siendo perjudiciales para la salud.

Kourtney Kardashian Fuente:Instgram

Consecuencias de las fajas

Doctores y especialistas han analizado estas prendas y se han dado cuenta de que las consecuencias que tienen para la salud son alarmantes, por lo que Elle Magazine enumeró los efectos catastróficos que desmontan las teorías de los creadores y vendedores de estas fajas.

61IQt6S55eL._UL1084_

  • No se pierde peso en sí por llevarlo puesto. Los creadores de estas prendas afirman esta teoría de una manera engañosa porque produce una especie de ‘bypass gástrico’ conocido como ‘corset diet‘.

Lo que ocurre es que al comprimir la pared abdominal la persona se satisface mucho antes por la ausencia de hueco a la hora de comer. 

  • No tonifica el abdomen. Es más, como las paredes del corsé están sujetando y comprimiendo el tronco, el core (músculos del tronco) no está trabajando y pierde tonicidad.
  • El Dr. Mehmet Oz, famoso por tener un programa de televisión de salud en Fox Life, mostró cómo con el uso de esta faja los órganos como el hígado, riñones, vesícula, estómago y pulmones son empujados hacia arriba, los intestinos son comprimidos y la caja torácica es apretada por encima del hígado. Todo esto fue demostrado con una resonancia magnética que se realizó en vivo en el programa. Link del vídeo.
  • Todo este movimiento de órganos produce a largo plazo la aparición de una neumonía recurrente, desmayos, mareos, estreñimiento, reflujo y acidez y la aparición del síndrome del dolor neuropático, incluso después de quitarse el corsé o la faja para siempre; una enfermedad que se manifiesta cuando el nervio está muy dañado y en la mayoría de los casos es crónica. 

Es cierto que por momentos nos podría “moldear” la figura pero, ¿estas dispuesta a pagar el precio que implica todo esto?

Quizás debamos echarle la culpa a las celebridades que por mucho tiempo nos han hecho creer que sus cuerpos son obra y gracia de la madre naturaleza, o a sus formas extremas de bajar de peso. Pero lo esencial de todo esto para evitar ser víctima de esta nueva tendencia, es aceptarnos tal y como somos.

comentarios