¡No desperdicies alimentos! Intenta la cocina de aprovechamiento

Ana Blanco | 1 mayo, 2019 | Compartir:

Un dato. En 2018 se desperdiciaron, tiraron a la basura o desecharon 1,600 toneladas de comida en el mundo. ¿Impresiona verdad? Hay algo que puedes hacer para evitar esta cifra aplastante. Se llama cocina de aprovechamiento y practicarla es tan sencillo como lógico.

 Nos acercamos a Luigi Puello, director académico del Instituto Culinario Dominicano, para que nos contara cómo incursionar en esta técnica. “La cocina de aprovechamiento es volver a lo que hacían nuestros abuelos que pasaron tiempos de mucha carencia y tenían que aprovechar absolutamente todo”. El consumismo, la compra por impulso y tener más recursos ha hecho que hoy en día abrir el zafacón y tirar las sobras de comida nos parezca algo normal.

No lo botes

En teoría suena muy bien eso de la cocina de aprovechamiento pero cómo llevarlo a la realidad. El chef Luigi Puello nos da unas cuantas ideas fáciles de aplicar. Saca tu libreta de recetas.

Pan: si se pone duro…
  • Rállalo para empanizar o cocinar croquetas, albóndigas… 
  • Es ideal para postres como pudin de pan o torrijas. 
  • Córtalo en pedazos y haz crutones para ensaladas y sopas frías (gazpacho y salmorejo) o calientes.  
  • Hay platos específicos como las migas o la sopa de ajo que se hacen con pan duro

Receta top: migas 

Receta migas cocina de aprovechamiento

Ingredientes  

  • 1 libra de picadillo de chorizo 
  • 7 onzas de panceta 
  • 1 barra de pan duro 
  • 5 ajos enteros 
  • Pimentón 

Preparación  

Corta el pan duro en trocitos medianos y remójalos con agua y un poco de sal. Los cubres con un paño. Mientras, fríe los ajos enteros en aceite de oliva (que no se doren). Los retiras y en la misma sartén echas el picadillo y la panceta en trozos. Cuando ya veas que están fritos incorpora el pan y los ajos y dejas que se vaya cocinando a fuego lento. Rectifica un poco de agua si ves que están muy secas. 

Pescado: polifacético y delicioso
Pescado cocina de aprovechamiento
  • Si lo vas a cocinar intenta hacerlo en filetes y las partes que quedan se pueden transformar en un ceviche o tartar según el tipo de pescado. 
  • La cabeza o aquello que ibas a tirar son perfectos para hacer una sopa de pescado, un caldo o fumet (ideal para usar luego en paellas y/o fideuas). 
  • Si preparaste el pescado y sobró, desmenúzalo y haz unas ricas croquetas, una crema para untar, una vinagreta con verduras o un pastel frío. 

Carnes: más allá de solo carne 

  • Los huesos del pollo son perfectos para hacer un caldo de carne. 
  • Las pechugas se desmenuzan y transforman en croquetas, cremas o pedazos que acompañen otros platos. 
  • Las puntas o extremos que sobren al partir la carne puedes hacerlos tacos o cocinar una pasta o un arroz con ellos.  
  • El pollo sobrante lo puedes utilizar en una ensalada César. Ideal también para sándwiches.

Frutas, verduras y víveres: mil ideas

  • No coloques las cebollas ni las papas en la nevera porque se acelera su maduración. 
  • Las papas cocinadas puedes machacarlas, mezclar con verduras y usar para una tostada. También incorporarlas en una ensaladilla. 
  • Si las verduras se están poniendo mustias, córtalas, congélalas y luego las usas para hacer una crema. 
  • Si es fruta igualmente la puedes congelar para luego hacer jugo o preparar una mermelada. 
  • La cáscara del plátano se usa como sustituto de carnes  y sirve para hacer albóndigas y picadillo para relleno. 
  • La piel de las papas, berenjena y zucchini son comestibles y puedes hacer una excelente crema o puré con ellas.  
  • Las hojas de yuca y las de batata también se comen y se utilizan como si fueran espinacas. 
  • Los víveres de varios días pélalos y congélalos o dales una hervidita y prepara una ensalada con un poco de mayonesa. 
La idea de Luigi: hamburguesa vegetariana 

Si te quedaron lentejas cuélalas y haz un puré con ellas, añade plátano maduro, un huevo y tienes la mezcla lista para una hamburguesa o unas albondiguitas. 

Una ñapa 

  • Si te quedó ensalada prepara unos rollitos vietnamitas hidratando unas obleas de arroz o un wrap. 
  • El arroz se transforma en platos solo añadiendo elementos como atún, pollo, vegetales… 
  • Si tienes vegetales y ensalada prepara una crema de garbanzos y haz un hummus o una salsa curry para una sopa tipo tailandés. 
  • Queso. Una salsa para carnes o pastas. Si se pone duro lo rallas y puede acompañar muchos platos. 
  • Haz pizzas caseras con esos ingredientes que quedaron, salsa de tomate y lista. 

Ya no tienes excusas. Evita el desperdicio de comida.

comentarios