Todo lo que cambia cuando decides ser vegetariana

Lorena Rondón | 16 enero, 2018 | Compartir:

Este estilo de vida puede que sea visto como uno de los más difíciles de llevar. La realidad es que no es así. Día a día, miles de personas comienzan dietas con muchas más restricciones que el simple hecho de dejar de comer carne. Te cuento desde mi punto de vista todo lo que cambia cuando decides ser vegetariana.

vegetariana, vegetariano, vegan, vegetarian

Aunque hay miles de cosas que cambian junto con la alimentación,  y es notable que alcanzas comer más saludable, eso no significa que te vas a despedir de la comida chatarra, pues mientras tus amigos comen hamburguesas en una almuerzo casual, tú te vuelves la mejor amiga de las papas fritas. Sí, hay miles de preguntas y tus amigos se cuestionan cómo puedes y, poco a poco, dejan de etiquetarte en los videos de Tasty, aunque siempre aparece esa amiga cool que te manda todos los videos, fotos y restaurantes de comida vegetariana con los que se topa. Con todo esto quiero decir que como hay gente que lo cuestiona, también hay gente que te apoya y te hará el camino más llevadero. 

Mantener este estilo de vida es un reto, pero nada del otro mundo. Yo empecé con un mes de prueba a finales del año antepasado, vi que no resultaba tan difícil como lo pintan, decidí seguir y no me arrepiento para nada. Aquí les comparto todas las cosas positivas que pasaron desde que hice este cambio.

Pierdes peso. 

Perder peso

Aunque dejar de comer carne no significa que por adición vayas a comer muy saludable, cabe destacar que hay una gran cantidad de grasas que no ingerimos al eliminar la carne de nuestra dieta. Dejar de comer hamburguesas, pollo frito y tocineta realmente es algo representativo y los cambios se notan en los primeros meses.

Le pones mayor atención a lo que comes. 

Cuando comes carne hay muchas más opciones, lo que puede hacer que te dejes llevar por lo que quieres comer y no lo que debes comer.  Al cambiar mi alimentación, vi que todos mis esfuerzos estaban dirigidos a comer platos que tuvieran los nutrientes que necesitaba y aportaran algo positivo a mi organismo, dejando a un lado los antojos.

Te sientes más ligera. 

Ligera

El cuerpo humano no está diseñado para digerir la carne con facilidad y obviamente cuando dejas de comerla es un peso menos para tu organismo. Eso de que el abdomen se te vea como de tres meses de embarazo después de comer ya no pasa (al menos si comes una porción regular).

Cabello y uñas más saludables. 

hair

Cuando se lleva una buena dieta vegetariana, ingieres una gran cantidad de vitaminas, ya que por así decirlo, los vegetales son tu única opción. En mi caso, siempre había sido del tipo de muchacha que tenía «tres pelos» y nunca en la vida la estilista me había dicho que tenía mucho cabello hasta que empezó a crecerme, puesto que estaba comiendo lo correcto.

Adiós a la gula.

Gula

Otra de las cosas que cambió fue mi apetito, he notado que desde que como alimentos a base de plantas en su mayoría, solo como hasta sentirme satisfecha, lo que ocurre mucho más rápido. 

Más aventuras culinarias.

vegan-burger

Cuando vas a un restaurante registras el menú de arriba a abajo hasta encontrar algo que te llame la atención y a veces terminas probando platos que nunca te hubieras imaginado en tu paladar. Los restaurantes italianos se convierten en tus favoritos y te emociona probar todo tipo de hamburguesas vegetarianas.

Poco a poco… Se te van las mañas. 

Todas tenemos un problemita con comer algún que otro vegetal. Yo odiaba inmensamente el aguacate, al probar varios platos con guacamole o trozos de aguacate (porque siempre tienen su lugar en los platos que no tienen carne), poco a poco lo fui tolerando y hasta he aprendido a amarlo en algunas combinaciones.

Te sientes como una persona más coherente con lo que ama y sus creencias.

Aunque decidí ser vegetariana primordialmente por razones de salud, había una parte de mí que se sentía culpable al ingerir carne, puesto que parte de la responsabilidad de la muerte de un animal recaía en mí. Como no estaba de acuerdo con estas prácticas, al dejarla, sentí que estaba siendo más sensata y hasta las emociones al acariciar cualquier animal cambiaron porque sabía que no estaba siendo incongruente. 

Creo que con todo esto ya puedes ver el lado positivo de este cambio. Si estás pensando en ser vegetariana o vegana, te recomiendo que sigas a Vegana Dominicana, bloguera y youtuber que me ha sido de bastante ayuda a la hora de encontrar esos lugares con muchas opciones para comer aquí en República Dominicana. 

Síguenos en  @Revestidamag.

comentarios