Ideas para hacer la comida de tus hijos más divertida

Yerlendy Abad | 22 abril, 2019 | Compartir:

¿Tu hijo solo quiere comer dulces?, ¿la hora de la comida es complicada?, ¿ya ni el avioncito funciona?… Relax… Tal vez lo que te falta es ponerle un “chin” de creatividad a cada plato. Así, empezará a considerar la hora de la comida satisfactoria y nada aburrida.

Para que lo logres, te tenemos algunos ejemplos de comidas divertidas.

La comida del desayuno puede ser diferente

Aunque la costumbre sea pan o cereales en el desayuno, con la decoración puedes perfectamente formar un gusano con rodajas de pepino simulando un pasto con ejotes (vainitas).

Otra opción para el desayuno que le podemos ofrecer a nuestros niños es esta ensalada rica en frutas y vegetales, formando dos deliciosas flores con fresas y kiwi, o frambuesas y naranja rodeadas de mango, aceitunas y lechuga.

Tus hijos no comen de todo, relax. Lee:
Niños que comen de todo: misión posible

Almuerzos más divertidos

Sin duda, el almuerzo no se puede quedar dentro de la diversión. De hecho, la siguiente ides está compuesta por el principal ingrediente de nuestros platos dominicanos: el arroz. Puedes formar un oso o una persona, haciendo bolitas de arroz decorado con un huevo revuelto encima o ponerlo en una taza de habichuelas o una sopa como que está tomando un baño.

Carne de res y puré de patatas

Por otro lado, recuerda que la proteína no puede faltar en la comida de tus hijos. Así, que un almuerzo saludable y divertido también puede tener carne; dando forma a la mariposa con el puré de papas o yuca y cuatro filetes ovalados.

Pan que simula la imagen de un toro, cuya nariz es jamón de pavo y zanahoria.

No obvies la comida de las meriendas

Para la merienda es fácil: hacer una vaquita con pan formando la cabeza, con el jamón la nariz y pedacitos de zanahoria para el narigón.

Espaguetis fucsia, huevo, aceitunas negras, tomate y zanahoria

Y por último, para la cena: unas pastas de colores vendrían bien para la vista y el paladar de los más exigentes. Puedes darle el color que prefieras con ingredientes naturales. Por ejemplo, un rosado fucsia con la remolacha o verde con albahaca o rúcula.

Creando estos platos te vas a divertir muchísimo y muy probablemente a los chiquitos de la casa lse encantarán. Hacer comer a tus hijos nunca ha sido tan fácil… ¿Verdad? ¡Prueba y veras!

Siguenos en @revestidamag

comentarios