Dinero en las relaciones. ¿Qué no sacar en cara?

Yudelsi De Raben Frias | 4 septiembre, 2017 | Compartir:

El dinero se puede convertir en un aliado o en un enemigo de tu relación de pareja. Todo, depende el manejo que ambos le den a este.

La doctora Rossanna Ramírez, psiquiatra y terapeuta familiar y de pareja, responde algunas inquietudes que surgen en quienes les preocupa este tema, ya sea al iniciar una relación o a lo largo de ésta. Principalmente, cuando desencadena una serie de conflictos que pueden ser fatales para la convivencia.

 

R: ¿Qué sucede cuando tu pareja te saca en cara lo que te ha dado, lo que ha hecho por ti, sus aportes en el aspecto económico?

RR: En momentos de crisis es normal que uno de los temas más reclamado por la pareja, principalmente de parte de los hombres son los sacrificios económicos que se ha hecho en el pasado por la relación de pareja. Esta situación, complica aún más el conflicto establecido,  ya que el acusado de no valorar los inversiones económicas, siente una profunda sensación de menosprecio por los esfuerzos realizados que aunque no fueron económicos -como por ejemplo quedarse en casa cuidando los bebés- son iguales de importantes y agobiantes.

R: ¿Cómo afecta esto a la relación?

RR: Este conflicto sobre la situación económica, afecta grandemente a la relación, convirtiéndose en una lucha de poder sobre quién desde su punto de vista ha realizado más sacrificios.

R: ¿Cómo afecta a ambas partes en particular?

RR: Una de las partes se sentirá abusado económicamente y el otro desvalorizado pese a sus sacrificios invertidos en la relación como tiempo, expresiones de cariños, atenciones etc.

¿Cómo lidiar con esta situación?

Esta situación se soluciona hablando en base a la honestidad, respeto y compasión mutua. Se busca la forma de que los dos miembros encuentren justicia, reconociendo los sacrificios realizados por ambos miembros en el pasado, logrando equidad y no igualdad en las inversiones realizadas por el bien de la relación.

Si no se puede aportar igual en los gastos por la diferencia de  sueldos, ¿cómo se puede manejar?

En una relación de pareja financieramente hablando lo ideal es buscar la equidad y no la igualdad, porque generalmente las parejas no manejan el mismo ingreso, lo recomendable es ser equitativo. Por ejemplo, el que tenga un sueldo de 100 mil pesos y aporta esos 100 mil pesos está aportando su  100 por ciento al igual que el miembro que gana 50 mil y aporta sus 50 mil está aportando su 100 por ciento.

¿Cómo manejar la situación cuando una de las partes está desempleada?

Cuando uno de los miembros no está aportando económicamente en el beneficio del hogar, se puede realizar acuerdos donde sus aportes no sean financieros sino de contribuir con las responsabilidades de la casa desde otro ámbito, como la limpieza del hogar.

¿Qué recomienda hacer para que el tema financiero no sea tema de conflictos en la relación?

Aunque a veces es un tema delicado entre las parejas, es importante hablarlo desde el comienzo de la relación y más si se está pensando en matrimonio. Se debe realizar acuerdos claros y precisos de cómo se van a manejar los bienes económicos de la pareja, esto no pone en tela de juicio el amor de ambos más bien evita situaciones difíciles en el futuro.

Una buena recomendación es llevar las finanzas en común donde los dos estén al tanto de que se está haciendo con los ingresos económicos.

 

“Las finanzas en las relaciones amorosas son un tema muy personal, ya que lo que puede funcionar o adaptarse para uno, puede que no funcione para otro. Cada pareja es un mundo, donde las finanzas se adaptarán dependiendo de esos factores”. Laura Camacho, Economics Data.

En un aspecto más numérico, Laura Camacho de Economics Data recomienda hacer una guía de lo que pudiera funcionar y luego ajustarse a cada pareja es unir ambos sueldos y el primer paso sería apartar el 10% para ahorros. Luego pagar los gastos conjuntos y prioritarios (luz, agua, compra del supermercado, servicios de internet y teléfono, etc) y, por último, con el excedente cubrir los gastos secundarios en orden de importancia y prioridad.

 

Síguenos en @Revestidamag.

comentarios