Prioridades: trabajo y familia

Alina Flores | 30 julio, 2013 | Compartir:

 

Dibujo5

El día de la presentación de la obra escolar de Navidad de tu hijo, tu jefe te pidió que representaras a la compañía en una cena con unos clientes. Días después, en medio del almuerzo del domingo en casa de tus suegros, tuviste que responder una llamada de trabajo.
¿Qué debes hacer cuando pareciese que el trabajo y la familia están peleando constantemente por tu atención? ¿A quién debes dejar ganar?

Emely y Carolina dieron consejos de cómo mantenerse organizadas para poder cumplir con las responsabilidades a tiempo cuando se tienen muchas cosas encima. Si bien organizarse y administrar el tiempo de manera eficiente es muy importante, hallar el balance entre tu trabajo y la vida en casa tiene que ver con más que eso.

Lo primero es que no debes sentirte culpable de amar tu trabajo y de dedicarle el tiempo que merece. Tu profesión es una dimensión tan importante de ti como cualquier otra. Lo segundo es que tampoco hay que trabajar como si todo fuese una prueba para demostrar que eres buena.

¡Libérate un poco de la presión de las expectativas que crees que todo el mundo tiene de ti! Ser la madre perfecta, la hija perfecta, la pareja perfecta, la profesional perfecta–estas metas inalcanzables te mantienen en un estado de mucho estrés y te hacen perder la vista de cuáles son de verdad tus prioridades.

Lo cierto es que no existe tal cosa como ‘la mujer perfecta’, no hay una fórmula para ser el ser humano ideal, porque el sentido del trabajo o de tener una familia no debería ser que otros vean lo excelente que eres, el objetivo debería ser estar satisfechas con la vida que se tiene.

Cuando te des cuenta de eso, te harás otras preguntas que te darán miedo (¿Me gusta mi carrera? ¿Estoy lista para comprometerme? ¿Empecé una familia muy temprano?), pero que debes responderte con honestidad. En esas respuestas estará el primer ladrillo para comenzar a construir el camino hacia dónde quieres llegar verdaderamente.

 

comentarios