Correctores de colores, ¿para qué funcionan?

Joan Sebastian | 20 agosto, 2019 | Compartir:

Si las ojeras, granitos enrojecidos o manchas oscuras alrededor de los ojos siguen siendo un problema aun después de que terminaste tu maquillaje, significa que todavía no conoces los correctores de colores.

Te explicamos para qué sirve cada color.

¡Espera un minuto!

Es importante que sepas que los correctores de colores son en realidad “precorrectores” que se aplican como un paso previo para contrarrestar desperfectos no deseados en la piel.

Prosigamos con los colores como si fueran Power Rangers

Amarillo: anula todo lo que sea morado en la piel como las ojeras o hematomas, además de los puntos negros. Si se aplica en pieles oscuras con subtono dorado, ayuda a iluminar el rostro.

Rosa o lila: ayuda a disimular el color verdoso sobre la piel provocado por las venas marcadas (que no siempre se ven azules, solo en personas muy blancas es así) o moratones en proceso de curación.

En los hombres se utiliza para disfrazar la tonalidad gris de una barba recién rasurada.

Azul: es ideal para las personas que tienen manchas o coloración amarillentas o anaranjadas alrededor de los ojos.

Verde: se emplea para cubrir o disminuir rojeces o cualquier tipo de marca o cicatriz que tenga esa tonalidad. Es el ideal para combatir ese acné inflamado.

Naranja: es para corregir, al igual que el amarillo, lo azul causado por la presencia de venas o hematomas. También se usa para ocultar lunares.

Marrón: los correctores más oscuros se emplean para dar profundidad en el contorno del rostro y se combinan con colores naturales e iluminadores.

Y bueno, los “normalitos” que todos conocemos, se utilizan para aplicarse sobre las zonas que ya hayas neutralizado con el color correspondiente.

Recuerda

  • Los correctores pueden tener un formato cremoso, fluido o en polvo, así que podrás utilizar brochas, esponjas o incluso los dedos.
  • Debes dejar que se asiente el precorrector. Si después vas a utilizar una base de maquillaje con buena cobertura , puedes aplicarla directamente sobre la zona corregida.
  • La clave es aplicar el corrector poco a poco hasta que la ojera sea imperceptible y el truco es recurrir al tono opuesto a la marca que queremos esconder, según las directrices de la teoría de color. Una especie de rueda con todos los colores del espectro.

Te podría interesar:

Lo que debes saber del corrector de ojeras.

comentarios