Comprar versus alquilar

Glennys Advíncola Then | 28 agosto, 2014 | Compartir:

compraoalquila

La disponibilidad económica y las prioridades de una persona en cuanto a la cobertura de sus necesidades básicas influyen directamente en la decisión de compra o alquiler de una vivienda.

De acuerdo a la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE): el 33% de los hogares dominicanos vive alquilado, el 54% tiene vivienda propia y solo el 2.6% continúa pagándola.

«Yo prefiero pagar alquiler por ahora, me sale más barato que tener un compromiso a largo plazo. Además si algún momento no lo puedo pagar me mudo a algo más barato», expresa Víctor Cruz (33).

Elena (48) decidió alquilar aún teniendo vivienda propia para cambiar de sector «porque era muy peligroso». En lugar de comprar otra paga una renta, y al igual que Víctor, si le suben la mensualidad, busca una a menor costo por el mismo sector. Actualmente paga 21,000 pesos en la Urbanización Real, Distrito Nacional.

Proceso de alquiler

En el argot de este negocio, la frase ‘dos depósitos más  uno’ es común. Para formalizar el contrato como inquilino, primero pagas dos mensualidades que sirven de garantía para el dueño de la propiedad en caso de que no se salde una parte del alquiler u ocurra algún daño en el inmueble. En caso de que no haya ningún inconveniente, cuando el inquilino se muda se le devuelven los depósitos. El ‘más uno’ generalmente es para remunerar el trabajo de quien te muestra la casa, a modo de comisión. Una vivienda promedio en el centro de la ciudad cuesta entre 20,000 a 30,000 pesos. 

Sin embargo, Amarilis (56) considera que «tener tu propio hogar te da mayor estabilidad, sobretodo si ya estás entrando en edad. Si eres joven lo ideal es comprar tu propia casa o construirla, pues las mensualidades, como quiera que las pongas también son una inversión».

Comprar un hogar

Virginia (25) y su pareja tomaron un préstamo hipotecario. Por 20 años asumieron el compromiso de depositar 22,000 pesos al banco.

Si prefieres comprar el método de ahorro a largo plazo puede ser una opción. O tomar un préstamo hipotecario en el banco, que puede acercarte a la meta con mayor facilidad, eso sí con el compromiso de tener ese presupuesto que variará de acuerdo a la tasa de interés. A diferencia de un alquiler, al comprar un inmueble debes cubrir gastos legales, impuestos y contar con un seguro para tu propiedad.

Antes de decidirte, compara los gastos entre comprar y alquilar a largo plazo. Virginia y Elena pagan lo mismo prácticamente. Los números y el estilo de vida que quieras llevar te ayudarán a tomar una mejor decisión.

comentarios