Citas online: lo que tienes que saber antes de intentarlo, de nuevo

Joan Sebastian | 26 noviembre, 2019 | Compartir:

Cuando se habla de citas online, inevitablemente, todo aquel que esté bien conectado a las redes sociales hace alusión a páginas y aplicaciones como Tinder. Lo admitan, o no, desde su lanzamiento en 2012, esta popular app de citas ha cambiado radicalmente la vida amorosa de un gran número de personas.

Citas online.

Hablamos, para ser más exactos, de más de “30 billones de parejas” alrededor del mundo. De acuerdo con las estadísticas de Tinder, aproximadamente 2.0 billones de personas interactúan diariamente en la app, y se concretan, al menos, un millón de citas por semana en los más de 190 países en los cuales está presente.

Entonces es una buena opción, ¿no?

Para personas como Jorge, sí lo es. Cuenta que la primera vez que utilizó Tinder fue en 2016, cuando conoció a quien fue su pareja por dos años. “Fue una relación muy bonita. Hubo muchos vínculos familiares…”. Le funcionó en más de una oportunidad. “Mi segunda ocasión en Tinder fue en 2018, cuando encontré a mi actual pareja”.

Tinder.

Y no solo es su caso, en el portal Statista, mediante un estudio, se afirma que las citas en línea se han convertido en un fenómeno cultural generalizado. Ligar a través de Internet ha dejado de considerarse una rareza para convertirse en normalidad, aunque para algunos sigue teniendo sus tabúes.

Es un juego de azar

Así fue la experiencia para Aurelle*, de 21 años: un juego de azar.

“Creé una cuenta en Tinder hace varios meses. Me daba vergüenza poner una foto mía ya que uno se puede encontrar conocidos (…) En la descripción sí fui honesta sobre mi persona y agregué ‘¿te atreverías a conocerme sin verme?’».

A pesar de tener un dibujo como foto de perfil, dice:

“Hablé como con 7 chicos, de los cuales me quedé con 2 al salir de la app. Uno de ellos lo agregué a Instagram  y al otro a WhatsApp. Con el de IG hablé varias veces más en chat, y nos vimos en la Fiesta de la Música. Desde entonces tenemos 2 meses saliendo, conociéndonos más, ¡sin ser novios! pero sí tiernos. Y estoy muy feliz”.

La foto de Aurelle fue una ilustración de Rocío Diestra.

Tras consultar a Aurelle, meses después, para saber cómo iba su relación, confesó que todo había concluido en nada. “Dejó de escribirme sin razón aparente… Así de simple”.

A esto se le conoce como “ghosting”, dejar de dar señales de vida de la noche a la mañana como un auténtico fantasma. Es el pan de cada día en muchas aplicaciones de ligar.

Esto  no es fortuito y tiene su explicación.

Amir Levine, autor de “Attached The New Science of Adult Attachment and How it Can Help You Find and Keep Love” explica que este comportamiento está presente en los solteros que pese a que están en aplicaciones de citas, están solos de manera prolongada.

Este video explica un poco más fondo el tema de los apegos emocionales.

Señala que existen 3 tipos apegos emocionales, que dependiendo cuál seas y con cuál te encuentres, podrá, o no, triunfar la nueva relación y así ser parte de las estadísticas de Tinder.

Estos tipos de apegos se ejemplifican en la experiencia de Silvio*, de 30 años. El cuenta lo siguiente:

“Hay todo tipo de usuarios: los que nunca te responden el saludo, los que solo contestan monosílabos, los que de una dicen que prefieren hablarte al WhatsApp, los que te bombardean de preguntas y al día siguiente desaparecen y los que dicen estar interesados en “lo que surja” (leerlo con connotación estrictamente sexual)”.

Relata que se registró pensando que sería una plataforma útil para personas tímidas como él cuando se trata de relaciones interpersonales. Agrega “una vez tuve la posibilidad de establecer contacto directo con el perfil de los matchs, todas mis expectativas comenzaron a desdibujarse”.

Entonces es cuestión de ¿Un algoritmo? ¿Suerte?

Aquí entra la sinceridad, sin importar el algoritmo de Tinder, que da prioridad a los matches más activos.

Algoritmo tinder.

Un estudio realizado por el psiquiatra Carlos Sirvent concluyó que las personas que valoran más la sinceridad tienden a tener relaciones más estables, una mayor inteligencia emocional y atraen a más personas de su mismo tipo.

De acuerdo con las conclusiones del especialista, también tienen más éxito ligando y encontrando pareja, esto porque muestran interés sin miedo y son abiertos con sus emociones.

Entonces, si realmente quieres encontrar a tu alma gemela tienes que ser valiente y sincera.

Te cruzarás con gente que no valdrá la pena, es imposible evitarlo. Por eso, Jorge accedió a darnos sus consejos para “triunfar” dentro de Tinder o al menos aumentar las posibilidades de conocer a quien podría ser tu futura pareja.

“El truco de ese tipo de aplicación es venderte o exponerte de una forma en la que te veas respetuoso y a la vez bien conciso. Si pones fotos y una descripción provocativa, te va a llegar un determinado tipo de persona que no estás buscando… debes tratar de [hacerlo] de manera natural, que se vea bien tu cara, descripción bien seria, gustos normales…”. No parece tan difícil… ¿no?

Delfina Mieville, sexóloga y socióloga explica en una entrevista a S Moda que “en las redes se exagera todo porque es más fácil vender un producto, aunque el producto seas tú”.

La otra cara de la moneda

Silvio*, Jennifer y Massiel comparten su opinión acerca del uso de la app a nivel nacional y los retos que tiene para superar (la población, que la usa y que no).

Él lamenta que “en el contexto local hay cierta distorsión en cuanto a cómo y para qué utilizarla”. Jennifer, 25 años, dice “si tu estas aquí en el país (Rep. Dom.) sabes lo que te puedes encontrar, por eso solo la uso cuando estoy fuera…” y Massiel, 21 años, añade “yo prefiero una app que se llama Meet Me… estaba en Tinder, pero aquí han catalogado a las personas que están ahí como… [de mala manera]”.

Massiel optó por esta app después de varios intentos con algunas de las aplicaciones que se encuentran dentro de App Store y Play Store que van desde OkCupid y PlentyOfFish, que pertenecen a la matriz de Tinder, hasta Babboo y Meet Me.

“Como siempre, hay personas fake, que te pintan un mundo…Me han tocado personas que tienen problemas en su cabeza. Te dan un seguimiento intenso. Un tipo dijo que era de Filadelfia (EE UU), pero cuando intercambiamos números me encontré que tenía un código numérico nacional. Me asusté y pensé que me estaba mintiendo. Lo bloqueé y él empezó a llamarme y le bloqueé las llamadas también”.

Ella en un momento de angustia hizo lo mismo en la aplicación. Continúa contando: “él fue se creó otro perfil y me habló para decirme que soy una mala educada… Luego al tiempo volvió con otro perfil a pedirme disculpas”.

Añade que luego de la experiencia y otros eventos, decidió alejarse de las citas online por un tiempo. Al regresar, el acosador se había creado varias cuentas desde las cuales le escribió. “Yo lo bloqueaba, él volvía y se hacía otra cuenta para hablarme… me asusté”.

De acuerdo con una entrevista de S Moda con el sociólogo Javier de Rivera, él explica que este comportamiento se debe a que “al hombre que está buscando se le ofrecen muchas imágenes de mujeres que son como un anzuelo que le dice que su deseo se puede satisfacer” pero cuando no obtiene lo que busca, se genera una frustración y, en algunos casos, cuando se frustran se enfadan.

Ahora bien, la última duda es ¿Por qué se reincide en estas apps pese a las experiencias? O ¿Por qué algunas personas buscan tan fervientemente una pareja?

Una respuesta simple al éxito de Tinder es que cumple su objetivo: puede combatir la soledad.

Pero más allá, existe un tipo de comportamiento humano que tiende a motivar a las personas a repetir algunas actividades y es el deseo de ser recompensados. Sobre todo cuando no se tiene certeza de cuántas veces se debe realizar una acción para recibir lo que se busca, en este caso, una pareja. Detrás de esta búsqueda de afecto, cariño e interacciones (tanto en la vida real como en internet) se debe a algo más.

Una investigación confirma que, por lo menos en Internet, las búsquedas sobre relaciones, sexo y apps de citas aumentan en los meses más fríos. Y otro reporte de Facebook dice que más personas cambian su estatus de “soltero” a “en una relación” justo en esa temporada.

En el caso específico de los hombres, un estudio de The Trosmo Study, asegura que sus niveles de testosterona varían dependiendo de la temporada, alcanzando un pico máximo en el invierno, al igual que las hormonas y los químicos que afectan al humor y al estado de ánimo. Eso explica porqué están más dados a formalizar una relación en esas épocas.

Por otro lado, Justin Lehmiller, un investigador de The Kinsey Institute, añade que la presión social (las preguntas y comentarios ácidos de tus familiares que tienen miedo de que mueras solo) te puede llevar a querer una relación y reincidir tantas veces en las citas online.

Todo esto explicaría porque Cometa* terminó en una app de citas: “Descargué Tinder en una ocasión donde estaba en una crisis emocional”.

Millones entran diariamente en chats o servidores para hablar con amigos, familiares o desconocidos con las más variadas intenciones, que pueden ir desde la búsqueda de un compañero de viaje hasta sexo cibernético, dice Javier Martín Camacho en una investigación.

“Los chats y los canales que permiten conocer gente crecen a un ritmo acelerado ya que al permitir que cada uno de rienda suelta a sus fantasías sin tener que exponerse directamente, las personas se sienten más seguras y cómodas”.

Entonces, ¿te arriesgas a intentarlo?


Si no, deberías reconsiderar tu tiempo de soltería y conocerte.

Las historias aquí contadas fueron enviadas por lectoras y lectores de Revestida. Algunos nombres (*)  fueron cambiados para proteger la identidad de los individuos en cuestión.

Te puede interesar:

¿Cómo ayudar a una amiga que está en una relación tóxica?

comentarios