¿Por qué Aretha Franklin fue un icono para las mujeres?

Viena Divaluna | 17 septiembre, 2018 | Compartir:

Aretha Franklin desapareció físicamente este jueves, después de una larga batalla contra el cáncer. Tenía 76 años. Su carrera de seis décadas durante la cual ganó 18 premios Grammy y el honor de ser la primera mujer en ser incluida en el Salón de la Fama del Rock and Roll, no es su único legado. Deja a las mujeres y al mundo una forma diferente de pedir respeto y la enseñanza del poder que tiene la confianza en uno mismo.

Es que, cuando Aretha Franklin gritaba: “Lo que quieres, nena, lo tengo”, en su grabación de 1967 de la canción “Respeto”, puede que no tuviera la intención de que fuera un himno feminista, pero seguramente sabía cómo sonaba y empoderaba a muchas mujeres de la época. “Cuando llegues a casa, solo te pido un poco de respeto… R-E-S-P-E-T-O, averigua lo que significa para mí”, dice.

Conocida como 'reina del soul', la cantante simbolizaba el esplendor de la música afroamericana.

Conocida como ‘reina del soul’, la cantante simbolizaba el esplendor de la música afroamericana.

 

Hoy, puede que no signifique mucho para algunas féminas nacidas desde el punto de vista de otra generación y libertades; pero, en ese momento lleno de un avasallante machismo y racismo, la canción era una demanda general que iba directo al comportamiento de la mayoría de hombres que llegaban del trabajo y al cruzar la puerta de la casa, volteaban sus caras para ni siquiera tener que dar una mirada a sus esposas.

Un respeto exigido por una mujer, pero escrito por un hombre

Lo curioso es que “Respect”, como es el título en inglés, realmente es una composición de Otis Redding. Es decir, fue pensada por un hombre para ser cantada por hombres. Esa versión original, abordaba a ese marido que llegaba cansado de trabajar y pedía a su esposa que lo tratara con dignidad.

Sin embargo, al ser cantada con una voz desgarradora con notas del gospel y el blues, sencillamente inimitable, cambió radicalmente el sentimiento de la canción como ritmo y, hasta cierto punto, de sus letras: anuló las convenciones de que la mujer solo estaba creada para estar en casa atendiendo a la familia e hizo que los hombres se pusieran en la piel de esa mujer que espera. Desvaneció esas exigencias de que todo esté limpio, la cena perfecta servida en la mesa y que, además, dicha esposa viviera agradecida de tener ese marido y estuviera preparada para tener sexo… la trataran de forma agradable o no. Con Aretha, prácticamente el himno decía “si quieres tener mi admiración y favores, gánatelo”.

¿Cómo transformó esta canción? Alargó ligeramente la melodía, le subió el ritmo y propuso ser empáticos con las mujeres. “Ella deconstruyó y reconstruyó la canción”, dijo David Ritz, autor de la biografía “Respeto: La vida de Aretha Franklin”, en una entrevista con The Post.

No obstante, era una época en la que el respeto no solo debía ser exigido por las mujeres, sino también por grupos raciales, quienes eran excluidos; por lo que, exigían igualdad y justicia. Así, “Respeto” se convertiría en un himno para el movimiento del poder negro.

Hija de un reverendo, Aretha inició cantando en el coro de la iglesia de su padre. Luego, sacudió el panorama musical de los 60 al introducir los recursos del gospel en sus canciones.

Hija de un reverendo, Aretha inició cantando en el coro de la iglesia de su padre. Luego, sacudió el panorama musical de los 60 al introducir los recursos del gospel en sus canciones.

 

Desde entonces, la canción “reflejaba la necesidad de una nación, la necesidad del hombre y la mujer promedio en la calle, el hombre de negocios, la madre, el bombero, el maestro; todos querían respeto”, escribió Franklin en uno de sus libros. Por eso, también se convirtió en uno de los gritos de batalla del movimiento por los derechos civiles.

Más himnos de defensa

Para Franklin, con esa forma de implorar respeto, el éxito apenas llegó de la noche a la mañana. Parecía que cada canción que cantaba se convertía en oro y en un himno de defensa: Natural Woman, Chain of Fools “Ain’t No Way,” “Think”, “I Say a Little Prayer” y otras. Entre ellas la canción ‘Sisters Are Doin’ It for Themselves’ (Las hermanas lo hacen por sí mismas), que fue otro himno feminista que imaginaba un mundo donde las mujeres de todo el mundo podían liberarse de las restricciones de una sociedad sexista. “Ahora esta es una canción para celebrar”, decía la letra. “¡La liberación consciente del estado femenino! / Madres, hijas y sus hijas, también. / Mujer a mujer / Estamos cantando contigo / El sexo inferior tiene un nuevo exterior”.

Pero, ¿cuál era la necesidad de cantar para revolucionar? Aprovechando su apodo de ser la “La reina del alma”, una vez ella misma dijo: “Ser la Reina no se trata solo de cantar… Tiene mucho que ver con tu servicio a las personas y tus contribuciones sociales a la comunidad y a la lucha cívica “.

El expresidente Barack Obama, gran admirador de la estrella, declaró que "en su voz, se podía sentir la historia afroamericana, su poder y dolor.

El expresidente Barack Obama, gran admirador de la estrella, declaró que “en su voz, se podía sentir la historia afroamericana, su poder y dolor.

Ya por algo Obama dijo en 2015 que “la historia de los Estados Unidos brilla cuando Aretha canta”… porque, de alguna manera, mediante su voz ella hizo que las dificultades y el dolor se transformaran en belleza, vitalidad y esperanza. 

Síguenos en las redes @Revestidamag.

comentarios