Trabajar y lactar: un compromiso de amor

Yudelsi De Raben Frias | 11 agosto, 2017 | Compartir:

Amamantar es un proceso natural y cada cuerpo femenino está diseñado para proveer el alimento de los primeros días de su bebé. Los beneficios de la leche materna son muchos, tanto para la madre como para el recién nacido. Entre ellos están:

Para el bebé:

– Posee carbohidratos, proteínas, grasa, minerales, vitaminas y hormonas que los bebés necesitan en cantidades adecuadas.

– Recibe anticuerpos que le ayudarán a evitar enfermedades.

Para la madre:

– Ayuda a bajar de peso.

– Retrasa el período menstrual.

– Establece un dulce vínculo único entre tu bebé y tú.

– Disminuye el riesgo de enfermedades, como ciertos tipos de cáncer de ovarios y de mama, osteoporosis, enfermedades del corazón y obesidad.

El último estudio sobre el porcentaje de madres que lactan de forma exclusiva a sus hijos en República Dominicana data del 2013, demostrado en la encuesta demográfica de ENDESA donde solo el 6.7% de bebés, de 0 a 5 meses, fueron lactados exclusivamente. La directora de la Comisión Nacional de Lactancia, doctora Clavel Sánchez, dice estar segura que los indicadores han cambiado y que están trabajando para que cada vez más las madres lo hagan gracias a la implementación de la sala de lactancia del Ministerio de Salud Pública.

Sala de lactancia del Ministerio de Salud Pública.

El objetivo de la sala de lactancia es aportar facilidades a las madres para que puedan extraerse la leche una vez deban integrarse a la jornada laboral en un lugar ambientado, que simula la habitación de un bebé con la temperatura y tranquilidad adecuada, donde las lactantes son orientadas desde su embarazo para almacenar su banco de leche materna personal.

Sala de lactancia del Ministerio de Salud Pública.

La doctora pretende llevar este formato a todas las empresas públicas y privadas del país teniendo como modelo la sala del ministerio y sus orientaciones. “Queremos cambiar una cultura del uso de fórmulas por el uso de la leche materna”, expresó Sánchez.

Tuvimos la oportunidad de conversar con la primera madre en usar la sala de lactancia, la doctora Aura, quien explica que cuando no se realiza este acto de amor es en la mayoría de casos por desconocimiento, puesto que son mínimas las razones por la que una madre no pueda lactar.

Todas podemos lactar. Hay tabúes muy grandes desde las abuelitas que nos dicen no: -“yo no di leche”-. “Con el solo hecho de que el bebé llore nuestro cerebro y unas hormonas que se encargan de transmitir el mensaje y decir que este tiene hambre. Cuando se pega ya es la estimulación mayor para que se produzca leche”, expuso Aura.

 

Banco de leche

Para casos específicos en los que por cuestiones de salud la madre no pueda lactar y los niños nazcan prematuros existe un banco de leche humana en La Materialidad la Altagracia y puedes acceder a ella bajo una receta médica.

Si estás embarazada y quieres almacenar tu leche la doctora  Auria Teresa Cabrera recomienda iniciar a extraerte a partir de las 4 semanas e ir guardando la leche en envases especiales en un freezer donde solo guardes leche ya que puede contaminarse si guardas otras cosas como carnes, etc.

– Es preciso  guardarla por tomas para que esta no se desperdicie, ya que una vez descongelada la que no se use se debe desechar.

– Debes dejar que se descongele a temperatura ambiente, porque calentarla hará que pierda sus propiedades.

– Coloca la fecha y hora de la extracción en el envase para usar desde la más antigua a la más reciente.

Leer: Lactancia materna, ahora más fácil.

 

Madres que se comprometen en este acto de amor

Preparada desde el embarazo

“Desde que supe que estaba embarazada me propuse darle el seno a Lucas”, publicó en su cuenta de Instagram, la periodista Susana Pujals. “Me pasé el embarazo entero documentándome, viendo videos, asistí a una que otra charla y llevaba conmigo una libretita donde anotaba técnicas y demás trucos para poder lograrlo”. Expresó que al principio no fue fácil, “pero estaba tan empeñada que creo que nunca sentí dolor”.

“Cuando entré a mi trabajo me estresé demasiado, lloraba en mi escritorio desconsolada, pero gracias a Dios sigo lactando aunque no de manera exclusiva y ya mi bebé tiene 6 meses. Toma de dos a tres biberones de leche materna y los demás de fórmula en el día y luego desde que llego del trabajo solo lo lacto. Realmente me hubiera gustado dar el seno de manera exclusiva pero no lo logré y no me avergüenzo por eso. Me siento feliz de que al día de hoy puedo seguir amamantándolo”.

Algunas de las madres que trabajan en el Ministerio y hacen uso de la sala de lactancia como la doctora Cabrera nos contaron su experiencia.

“Una experiencia gratificante”

He vivido una experiencia gratificante que nos llena mucho de amor y de una conexión especial que solamente se da entre madre y bebé. Auria Teresa Cabrera, especialista en Atención Integral en Salud del departamento de Programa de Medicamentos de Alto Costo.

 

Trabajar y lactar

Ha sido un proceso increíble en donde he podido aprender acerca de los beneficios nutricionales y afectivos que me unen a la niña cuando la lacto, una experiencia maravillosa. La niña desde el primer día que nació se pegó al seno y desde ahí todo fluyó de la mejor manera. Nunca he tenido problemas de salud con ella, ni de gases, cólicos o diarrea.

Banco de leche de Yojabel Santana.

“Es una parte difícil, gracias a Dios he tenido el apoyo en mi trabajo por la sala de lactancia  que nos ayuda a conectarnos y a seguir con el proceso, aunque no es lo mismo extraer a que sea tu bebé amamantándose. Empecé a extraerme a partir de las cuatro semanas y fui almacenando la leche para cuando entré al trabajo. Aquí me hago extracciones tres veces al día, la guardo enumerada en el freezer y luego me la llevo al banco de leche personal que tengo en mi casa. Mientras más te extraes y pegas al bebé, más leche produces, y me propuse hacerlo cada una hora constantemente al inicio y la iba guardando”. Yojabel Ayala Santana, Oficina de Libre Acceso a la Información.

 

Un lazo umbilical

“La preparación fue muy importante, una ardua labor, ya que soy madre primeriza y con mis temores, las interrogantes y los tabúes fue difícil, pero aun así aprendí. Conocí y vi lo importante que es la lactancia en el crecimiento y formación de mi bebé, que ya tiene cuatro meses, y es totalmente sano. Para mí, está siendo una experiencia memorable y cada vez que le doy el seno al bebé es como un amor nuevo que se renueva día tras día. Yo digo que amamantar es el lazo umbilical que nunca ha sido cortado para mí. Erica Cruz, de Establecimiento farmacéutico DIGEMAPS.

 

Ojalá que con el tiempo todas las empresas e instituciones públicas y privadas de nuestro país cuenten con una sala de lactancia con la debida orientación para sus empleadas, para que su reincorporación a la vida laboral no interrumpa su proceso de lactar.

A más lactancia menos enfermedades y menos mortalidad infantil.

 

Síguenos en  @Revestidamag.

comentarios