Sol, piel sana y arena

Yudelsi De Raben Frias | 9 Abril, 2017 | Compartir:

 

¿Te ha pasado que cuando estás en la playa te quieres adueñar del Sol? Si ese es tu caso entonces debes saber cómo exponerte a él y los riesgos en caso de no tomar las precauciones adecuadas para cuidar tu dermis.

La exposición excesiva al Sol puede ocasionar  daños irreparables, la doctora Juana Elvira Rodríguez, dermatóloga cosmiatra, del Instituto Dermatológico y Cirugía de la Piel Dr. Huberto Bogaert Díaz, explica que entre los daños más comunes se encuentran: las quemaduras por el Sol  (inmediatas y visibles)  y el cáncer de piel.  “Cuando se expone por tiempo prolongado, se producen alteraciones de material genético que conlleva a la activación de genes que de otra forma estarían dormidos, tal actividad promueve la activación de las células de manera descontrolada, lo cual origina a largo plazo dicha patología”.

La doctora Rodríguez también presta sus servicios en el Instituto Nacional del Cáncer Rosa Emilia Sánchez Peres de Tavarez (INCART) y de manera privada en la clínica Corazones Unidos.  Cuenta con  12 años de experiencia en el ejercicio y conoce casos extraordinarios de enfermedades de la piel, y nos comparte sus conocimientos y recomendaciones para cuidarnos esta Semana Santa.

 

El primer paso para empezar a cuidar tu piel es  aplicando el filtro solar correcto.

¿Cuál debe ser la selección correcta del filtro solar?

A la hora de escoger un protector solar este debe ser uno que tenga protección tanto para rayos UVA y UVB,  el factor de protección solar es de los más importantes porque si es bajo el paciente aunque esté usando un filtro no está realmente cubierto por eso se recomienda utilizarlo que tenga un factor de protección solar por encima de 50spf según  el estándar a nivel mundial.

Seleccionar el protector también depende de la piel de la persona, si el cutis es mixto, graso o seco, ahí vamos a escoger la característica del filtro, si es en gel, crema, loción o fluido. Depende la característica de la piel de la persona.

Para los cutis grasos no se recomienda filtro en crema porque serían propensos a producirse un exceso de grasa en la piel. A los jóvenes generalmente que no tengan una piel muy grasa se les receta un filtro en gel,  y a las pieles un poco más maduras  que son carentes de grasa se les indica en crema, ya que de alguna manera  fungen como hidratante.

¿Cuál es el uso adecuado del filtro solar?

Se recomienda que sea  aplicado desde primeras horas de la mañana hasta las 6:00 de la tarde cada dos horas sin importar que la persona esté maquillada y sin sudor.

¿El uso del protector solar depende del el color de piel?

El color de piel no influye en la selección de la protección solar, lo que si tomamos en cuenta es que debe ser spf  de 50 o más ya que las personas de tez clara son propensas a presentar quemaduras solares y las personas oscuras si se exponen de manera indiscriminada podrían presentar cáncer de piel e híper pigmentación.

¿Si se nos va la mano con el Sol qué podemos hacer?

El tratamiento para los daños es totalmente sintomático y depende de lo que padezca cada quien. Por lo regular si son quemaduras se usan cremas cicatrizantes o aguas termales.

Es importante siempre clasificar el grado de quemaduras. En el primer grado la piel se presenta roja, caliente y dolorosa, en segundo con ampollas y erupciones.

¿El protector solar del cuerpo puede ser el mismo para el rostro?

No, ambos filtros bloquean los rayos del Sol, pero la piel de la cara y el cuerpo no son iguales, por eso  tienen componentes diferentes. El del rostro es generalmente anti comedogénico, que no obstruye los poros para que no se produzcan espinillas, y los del cuerpo son lociones o cremas para dar humectación a la piel.

En días de vacaciones se suele ir mucho a la playa y a las piscinas. ¿Qué se puede hacer para contrarrestar los efectos negativos que causan el cloro y el agua salada?

Existen cremas emolientes y aislantes que nos pueden proteger de los componentes químicos del cloro y la resequedad que puede provocar la sal. La doctora recomienda el uso de gorros para evitar que los químicos del cloro en piscinas  afecten el cabello, pero si no quieres arruinar tu ‘wet look’, dúchate al salir de la piscina.

 

La doctora Rodríguez recomienda:

  • Usar protector solar antes de entrar al agua y después de ella.
  • No bañarse entre 11:00 de la mañana y dos de la tarde por ser consideradas horas de mayor radiación tanto UVA como UVB.
  • Lavarse mucho la cara no es correcto. Con hacerlo  dos veces al día es suficiente.
  • Visita un médico si los daños son graves.

 

Toma en cuenta todas estas recomendaciones y advertencias de la doctora  y a disfrutar del paraíso.

Síguenos en @RevestidaMag.

comentarios