Crear una cultura de pensamiento en casa

Wara González | 7 noviembre, 2017 | Compartir:

La mayoría de nosotros estamos de acuerdo en que aprender a pensar es una de las habilidades básicas del siglo XXI; destrezas que nuestros hijos necesitan desarrollar para tener éxito en el mundo que les toca vivir. Sin embargo, las investigaciones sugieren que la mayoría de las personas no son muy conscientes de cómo van a resolver un problema ni de qué estrategias son efectivas al enfrentar situaciones simples o complejas, o cómo tomar una posición frente a un tema. Pensar ocurre de forma invisible para los demás e incluso para nosotros mismos. Los pensadores efectivos hacen visible su pensamiento, lo que significa que externan sus pensamientos al hablar, escribir, dibujar o por medio de algún otro método. Al hacerse conscientes de sus procesos mentales, el pensante puede entonces dirigir y mejorar su pensamiento.

Las destrezas de pensamiento son habilidades y procesos mentales que permiten desarrollar la capacidad de:

Observar  – Analizar – Reflexionar – Sintetizar – Hacer inferencias – Hacer analogías – Ser creativos – Solucionar problemas

¿Y cómo puedo enseñar a pensar?

Los padres ejercen una amplia influencia en sus hijos, desde la forma en que se expresan y comportan, hasta los valores por los cuales guían sus vidas. De igual forma, implementando sencillas rutinas, podemos fortalecer el desarrollo de destrezas de pensamiento en nuestros hijos desde muy temprana edad.

Las rutinas de pensamiento a las que nos referimos son estrategias desarrolladas por la unidad de investigación “Project Zero” de la Universidad de Harvard (dentro del marco del proyecto “Haciendo visible el pensamiento”), como estrategias para ayudar a los maestros en el salón de clases. Estas rutinas son perfectamente adaptables al contexto familiar. Se trata de estructuras tan sencillas como un conjunto de preguntas o una secuencia corta de pasos que pueden ser utilizados para diversas edades y contextos. Las llamamos rutinas, en lugar de estrategias, porque se utilizan una y otra vez en la vida diaria, hasta que se convierten en parte del lenguaje cotidiano de las familias.

Una de estas rutinas es preguntar, “¿Por qué lo dices?”, lo cual ayuda a los niños y niñas a describir lo que ven o saben, pidiéndoles que construyan explicaciones. Promueve el razonamiento basado en la evidencia y los invita a compartir sus interpretaciones; igualmente ayuda a comprender alternativas y múltiples perspectivas. Su uso cotidiano al conversar con los hijos es tan sencillo como formular las siguientes preguntas en el momento en que se hace algún enunciado, se observa un cuadro, un objeto o cuando se realiza cualquier otra observación específica:

¿Qué ves que te hace decir eso? ¿Por qué lo dices? (se puede sustituir “ves” por “escuchas”, “observas”, “conoces”, etc.).

Estas simples preguntas piden al niño elaborar su pensamiento y basarlo en evidencia. Al intentar contestar se van construyendo ideas más claras sobre el tema sobre el cual se está conversando.

Veamos el siguiente ejemplo:

Mientras ve una película el niño de 5 años dice: -Creo que ese personaje se va a meter en un problema-. La madre que está a su lado pregunta, -¿Cómo lo sabes?-, -¿Qué viste que te hizo pensar que se va a meter en un problema?- Las respuestas que dará el niño a estas preguntas hacen visible su pensamiento al adulto que lo acompaña, quien ahora puede facilitar aún más la construcción del pensamiento del niño.

Niño: -Es que yo veo que él se quedó solo en la montaña-.

Madre: -Cierto, él necesitaba a un adulto y se alejó del grupo-.

Por su parte, el niño al contestar busca la evidencia de sus propios pensamientos afianzando sus criterios o, al no encontrar evidencia, cambia su opinión anterior.

Usar esta sencilla rutina todos los días, ayuda a nuestros hijos a ser mejores pensadores y a estar más conscientes de cómo construyen sus opiniones y conclusiones. Para enseñar a pensar a nuestros hijos debemos:

Tener expectativas: Pidamos a nuestros hijos que elaboren, comparen, analicen defiendan y justifiquen sus ideas. No basta con tener una opinión hay que saber por qué se sostiene y en qué se basa.

Modelar: Se aprende a ser un buen pensador viendo a otros pensando de manera efectiva. Hagamos visibles nuestros procesos de pensamiento, explicando en voz alta como hemos llegado a una conclusión y no a otra.

Reconocer: Cuando reconocemos que nuestros hijos han realizado un buen proceso de pensamiento, reconocerlo garantiza que se repita, por ejemplo: “Me gusta como evaluaste las dos opciones que tenías antes de decidirte por esta”.

Hoy sabemos que todos nacemos con potencial y que estos potenciales se van a desarrollar a medida que se estimulen y favorezcan. ¡Al implementar esta sencilla rutina puedes lograr que tus hijos sean mejores pensadores!

Contacto: dejamecrecer@gmail.com

Déjame Crecer” es una campaña sin fines de lucro que buscar orientar, informar y educar a padres, madres, educadores y la población en general sobre temas que afectan el desarrollo integral de nuestros hijos.

Wara González, M. Ed., Educadora, Directora General del Colegio Kids Create y American School of Santo Domingo.

Síguenos en las redes @RevestidaMag.

comentarios